Modelado de Procesos de Negocios: historia y actualidad.

El modelado de procesos de negocios (también llamado «modelamiento de procesos de negocios») es la técnica mediante la cual se logra una abstracción formal y explícita de un proceso de negocio real de una organización.

Un poco de historia.

El orígen del modelado de proceso se puede remontar hasta el siglo XIX, cuando en 1899 se inventaron los diagramas de Gantt (fuente). Sin embargo, el empuje más importante fue en 1920 con la introducción de los populares flujogramas (o flowcharts en inglés).

Los flujogramas tuvieron desde sus inicios la enorme ventaja de ser muy fáciles de entender y por lo tanto de usar:

Modelado de Procesos con Flujogramas
Fuente: Wikipedia

La formalización de los modelos de procesos

La enorme facilidad de uso y flexibilidad que proveen los flujogramas, tiene una contracara. Son muy poco formales. Y por ende, se pueden prestar a malas interpretaciones, ambiguedades, y definitivamente son muy (o imposibles) de automatizar utilizando un motor de procesos. Por estos motivos, en las décadas siguientes surgieron varias iniciativas que intentaron darle un marco más formal a los modelos de procesos.

En la década de 1970 surgió (entre otras iniciativas), el Unified Modeling Language, o simplemente UML, que tuvo un gran éxito y adopción entre la comunidad de practicantes de la gestión de procesos de negocios. Como lo dice su nombre, se basaba en un conjunto de reglas unificadas para modelar diferentes elementos de la realidad, entre ellos, los procesos.

Los diagramas de transición de estados, y los diagramas de actividades son parte de UML y fueron muy utilizados. Vale destacar que estaban orientados, y su mayor público, eran informáticos y personas relacionadas a las ciencias de la computación. Los usuarios de negocios no las adoptaron, a pesar de que era algo deseado.

BPML y BPEL: quisieron y no pudieron.

El Business Process Modeling Language (BPML) surgió como una iniciativa de alto nivel, para que los usuarios de negocios realmente pudieran adoptarla y modelar sus procesos. No tuvo el éxito esperado, principalmente por que no logró una adopción masiva, y fue deprecado en 2008.

También surgió, con un gran potencial y apoyo de los jugadores más grandes del mundo (IBM y Microsoft entre ellos), el Business Process Execution Language (BPEL). Este lenguaje estuvo orientado principalmente a la orquestación de servicios web (de hecho, su última versión se llamó WS-BPEL 2.0). No contaba con una representación gráfica estándar, por lo que cada fabricante adoptó la suya (a continuación un ejemplo). Claramente, este lenguaje tampoco estaba orientado a usuarios de negocios, por lo que tampoco tuvo una adopción masiva.

Modelado de Procesos con BPEL
Fuente: Wikimedia

Y llegó el estándar mundial para el modelado de procesos

Luego de todas estas iniciativas, finalmente apareció una notación llamada Business Process Modeling Notation (BPMN) que tuvo una notable aceptación del mercado. Claramente, la notación balanceaba la formalidad necesaria, con la simplicidad deseada. Este balance, casi perfecto, fue el disparador para que rápidamente la mayoría de la comunidad de practicantes de gestión de procesos del mundo la adoptara.

Tan importante fue BPMN, que fue adoptado como estándar por la OMG y actualmente se encuentra en la versión 2. Es decir, siguió el camino inverso, que casi nunca sucede; primero fue abrazado por el mercado, y luego fue un estándar apoyado por una organización reconocida.

Modelado de Procesos utilizando el estándar BPMN en Flokzu BPM Suite.

Conclusiones

En este artículo hemos hecho un breve repaso de cómo el mundo ha buscado desde hace más de 100 años un estándar para el modelado de procesos de negocios. Esto ha sucedido, pues es absolutamente fundamental poder modelar los procesos en orden de entenderlos, discutirlos, automatizarlos y mejorarlos.

Por suerte, vivimos en una época en que esta discusión está zanjada. Existe un estándar mundial para el modelado de procesos, que es BPMN. Ya no tiene sentido utilizar otras notaciones propietarias o inventos raros de algunos fabricantes menores. La comunidad de negocios y tecnológica ya pasó por esas etapas y eligió BPMN como estándar universal, tanto para usuarios de negocios como técnicos informáticos.

Naturalmente, y por estos mismos motivos, en Flokzu soportamos BPMN desde el día 1 y permitimos la automatización directa, desde el modelo gráfico del proceso a su ejecución en la aplicación (low-code / no-code)


Lectura adicional recomendada: